martes, 3 de diciembre de 2013

Objetivos y motivaciones para llevar la vida con alegría.

Hola lectores míos. Llevo una temporada perdida, sin motivación alguna, porque la verdad, mi carrera no es algo que ame.
La verdad es que lo he pasado bastante mal, porque además tengo turno de tarde lo que implica que una de mis mayores pasiones no la puedo llevar acabo, que es seguir bailando flamenco.
Pues bien, tras 3 meses de no saber quién soy y qué es lo que quiero, la vida me ha obligado a sentarme, tomarme una buena taza de Nesquik y ponerme a pensar.
Hazte una pregunta: si no importase el dinero, ¿qué es lo que te gustaría hacer el resto de tu vida?
Después de varios días meditando, llegué a una conclusión, que realmente ya sabía. Quiero estudiar lo que sea que haya que estudiar para aprender a ilustrar y a diseñar páginas web.
Ahora es cuando el lado malvado del cerebro que te cohíbe constantemente te dice: "pero, es que eso no te va a dar de comer".
Pues, hay que mandar a esa vocecilla al infierno. Hay que hacer lo que realmente te apasiona, para nunca cansarte de tu trabajo, y sobre todo, para que cuando tengas 80 años, y tengas perspectiva de tu vida no digas "debía haber hecho esto y lo otro".

Si tu estás tan perdido como lo he estado yo, sigue esta guía:

  1. ¿Qué es lo que más me gusta en el mundo?
  2. ¿Se puede compaginar con un trabajo?
  3. ¿Me cansaría en algún momento de ejercerlo?
Esto va a sonar ñoño, pero jamás te debes de cansar de perseguir tus sueños. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario