miércoles, 18 de septiembre de 2013

Hay momentos serios en la vida en los que tienes que parar un poco, sentarte y pensar.
La situación en casa es difícil ahora mismo. Teníamos un piso para vender, pero al final, después de un año mareando la perdiz, el posible comprador ha dicho que no lo quería.
Yo acabo de empezar la universidad, y hemos pedido la beca claro, pero tengo que aprobar el 60% para que nos la den.
Llevo desde que mi madre me dio la noticia de que no se vendía pensando en dejar la universidad para meterme a trabajar.
No considero ninguna deshonra no tener estudios universitarios, mi madre no los tiene, y es la persona más culta que he conocido en mi vida.
No sé si yo sirvo para esto, para la universidad digo. No me veo capaz de estudiar, tengo la cabeza en nuestra situación económica, y eso hace que me presione aún más para sabérmelo todo cuanto antes, que eso está bien, el problema es que cuando tardo más de una hora en un problema, evidentemente, me frustro y me vengo abajo.
Es por esto que estoy considerando muy seriamente dejar la universidad, y buscar algún trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario