martes, 26 de octubre de 2010

Vive - Knockin' on heavens door

Es posible que el destino exista, al igual que las casualidades y la suerte, pero no son ellas mis musas de esta noche, de hecho las despreciaré como desprecio a todo aquel que se siente más que yo. Las desprecio porque no creo en ellas, no creo en el destino, no creo que sea él el que me ligue a una persona a la que deberé amar el resto de mi vida, tampoco creo en las casualidades, las cosas pasan porque pasan y porque la gente las hace pasar y por supuesto no creo en la suerte. Mucha gente se aferra a un trébol de cuatro hojas creyendo que esa va a ser la solución a sus problemas, que una planta va hacer que les lluevan las oportunidades del cielo. Las oportunidades no caen cual gotas de las nubes, las oportunidades están escondidas en los rincones más recónditos del planeta. Hay que buscarlas, y una vez encuentres una, agarrarte a ella igual que a un clavo ardiendo, porque las oportunidades vienen y van, se van lejos, y no esperes a que vuelvan, esperar es de tontos y una pérdida de tiempo. Hay gente que se pasa años sentado, esperando a que la mujer de sus sueños le dirija una triste mirada, gente que espera en casa enseñando sus canciones al parqué del suelo, esperando que le aplauda, gente que tarda en extender sus brazos para tocar sus sueños, gente que los pierde como humo en el viento.
No existas... Vive, y vive ahora.

1 comentario: