viernes, 22 de octubre de 2010

Las pequeñas cosas - House of the risin' sun

Miro por la ventana y veo lo rápido que va el mundo; la gente corre de un lado a otro, sin pararse a admirar lo preciosa que amanece la mañana o la margarita que ha crecido inexplicablemente en medio del asfalto. Reconozco que soy facilmente impresionable, me fijo en todos los pequeños detalles que el mundo nos brinda, y sonrío; soy afortunada, no todo el mundo los ve...
¿Por qué la gente corre? ¿Por qué no se paran a admirar el paisaje que se adivina desde su ventana? ¿Por qué no se asombran con el olor de la brisa marina? Pues, porque tienen "cosas mejores que hacer". Mientras corren de un lado para otro sin ver más allá de sus narices, yo les observo rozando con las yemas de mis dedos la suave y fresca hierba, con superioridad, y suspiro, ¡Ellos se lo pierden!

1 comentario:

  1. Tu cerebro tampoco se queda corto...
    Qué gran razón llevas :)

    ResponderEliminar